Cómo reponerse de las fiestas con Flores de Bach

¿Cómo reponerse de las fiestas con Flores de Bach?

Las fiestas navideñas son muy bonitas, es cierto….Pero el desgaste es muy grande…Tanto para el bolsillo como para la salud. Hace falta reponerse de las fiestas… ¿Pero, qué ha pasado?

Efectivamente durante estas fiestas podemos disfrutar de nuestros hijos, de nuestra familia, viajar…. Y desear una cosa: ¡Que se acaben! ¡Que los niños vuelvan al cole! ¡Que se acaben tantas comidas!

Un cuento de hada que empezaba bien y que acabó fatal.

¿Porqué las fiestas navideñas no nos aportan lo que buscábamos?¿Porqué necesitar reponerse de las fiestas?

¿Porqué tantas peleas, desencuentros y enfados?

Sencillamente porque muchas veces no vemos la realidad tal y como es. Soñamos con un mundo maravilloso en el cual todo funciona perfectamente. Pero eso es un sueño, no es la realidad.

La realidad es que cada uno somos diferentes así que es casi imposible que todo se haga como a nosotras nos gustaría que se hiciera.  Y eso nos trae frustración.

Si para Ana lo importante es disfrutar de una comida agradable y ligera, su prima no podrá prescindir del pavo relleno y el tío de su cigarro al acabar la cena. Si para Julia lo importante es que no se hable de política durante las comidas familiares, para Juan es todo el contrario y disfruta al hacer rabiar a su cuñado con sus ideas políticas.

Así que evidentemente unos se van a sentir frustrados y la abuela se va a encerrar en la cocina para recogerlo todo….y disfrutar de un momento de paz en medio de todo este lío que se ha montado en su salón.

Esto por hablar de las comidas familiares.

¿Y si toca viajar?¿ Se puede una reponer de las fiestas?

Esta es otra historia. Personalmente hace ya bastantes años que he renunciado a viajar en Navidad en casa de familiares. Lo dejo para el verano: con el buen tiempo siempre se puede plantar una tienda de campaña en cualquier sitio por si los planes se tuercen….pero en Navidad es una ratonera: quedarse bloqueados por el frío en casa de la familia….y además con niños.

Si tus familiares tienen críos tienes mucha suerte. Entenderán que la flexibilidad, la paciencia están de visita. Pero si se trata de familiares acostumbrados a su tranquilidad, la estancia se puede volver muy desagradable, tanto para los invitados como para los anfitriones…

¿Resultado? Unas navidades de las cuales una sale cansada, desanimada y triste. Además con la sensación de no haber disfrutado realmente de estos momentos.

Otro punto: los regalos. Después de haberle dado mil vueltas para encontrar una idea de regalo original para todos la decepción llega: cada hijo mira si el otro ha tenido más o menos, a tu pareja no le gusta tu regalo ( tienes suerte si además no te lanza un ” no pasa nada, qué pena que no me conozcas mejor” que te deja fatal) y el tuyo…ni contarlo… Menos mal, están los peques que saben disfrutar…

¿Porqué no podemos disfrutar de esas fiestas navideñas?

Sencillamente porque llegamos a ellas con demasiadas expectativas, porque nos exigimos demasiado. Tenemos metido en la cabeza la idea de que las Navidades deben de ser perfectas. Pensamos que hay actitudes positivas y otras que no lo son. En una palabra: juzgamos lo que ocurre en lugar de disfrutarlo. Estamos tan desconectadas de nosotras mismas, nos exigimos tanto que acabamos exigiendo a los demás que sean perfectos, que todo sea perfecto.

 

Exigiéndonos menos disfrutaremos más las fiestas navideñas

Efectivamente, al exigirnos menos no nos importará un bledo si falta unos cubiertos en la mesa, si los niños llegan llenos de barro, si el primo ha llevado un jamón en lugar del salmón, si la tía se ha olvidado del postre, si el sobrino juega con su móvil y no hace caso, si los dos hermanos se pelean…hasta nos daremos cuenta de que al acabar la pelea se ponen a jugar…

Y si estamos de viaje, pues si hace falta  acortaremos la estancia y nos iremos tan tranquilos a casa unos días antes sin necesidad de enfado, de malas caras, solamente aceptando que las circunstancias eran difíciles.

Permitirse el error, permitirse equivocarse es la clave para sentirse mejor.

 

¿Cómo nos pueden ayudar las Flores de Bach para poder reponerse de las fiestas navideñas?

Las Flores de Bach son remedios naturales que se pueden tomar sin contra-indicaciones a cualquier edad ( diluidas en agua). Reequilibran emociones.

Aquí os dejo ejemplos de las Flores de Bach que nos pueden ayudar ahora a reponernos de estas fiestas

 

Acebo- Holly: si lo que sentimos ahora es enfado, rabia, celos o ganas de venganza después de estas fiestas y no conseguimos reencontrar el amor

Agrimonia- Agrimony si tenemos ansiedad y no conseguimos expresar lo que sentimos

Agua de Roca- Rock water: si nos damos cuenta de que nos exigimos demasiado  y no sabemos disfrutar de lo que tenemos.

Brote de Castaño- chesnut bud: para aprender la lección y dejar de repetir los mismos errores años trás años

Castaño blanco- White Chesnut: si no conseguimos paz mental y no paramos de pensar en lo que ha ocurrido

Estrella de Belén. Star of Bethlehem: si estas navidades nos han dejado en estado de shock

Madreselva- Honeysuckle: si no conseguimos centrarnos en el presente y nos aferramos a vivir en el pasado

Olivo- Olive: si estas navidades nos han dejado con un gran cansancio físico y mental

Pino – Pine si nos sentimos culpable de lo ocurrido y nos hacemos auto-reproches

Sauce- Willow: para aceptar los reveses de la vida sin resentimientos

…y muchas más en www.esenciasdebach.com

Recuerda: si necesitas una consulta me puedes escribir al +34 600 37 39 36

Un abrazo

Laure Ferrié

 

 

 

 

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario