Flores de Bach y deberes durante el confinamiento

Hablar de las Flores de Bach y deberes durante el confinamiento es un tema peliagudo ¿verdad?.

Ya que el confinamiento en sí es difícil de llevar, si además tenemos niños en casa y nos toca supervisar sus deberes es muy probable que estemos cerca del colapso.

La situación actual es muy complicada.  Tener a los niñ@s  confinados desde hace más de dos meses ha sido de por sí muy duro.  El daño psicológico, en mi opinión, no se ha tomado en cuenta. Pero no voy a entrar en polémica ya que me desviaría del tema que nos toca hoy.

Quiero hablar de como superar esta fase sin perder la cordura en el intento.

Estamos en una época donde es imprescindible saber adaptarse a las situaciones. Ya que si no lo hacemos, nuestra rigidez nos va a provocar muchos conflictos ( internos y con los demás) y mucho dolor.

Los colegios están cerrados pero los niños no están de vacaciones. Es decir que el colegio ahora está en casa.

El sistema educativo español no está adaptado a una formación online. A menos que sea la UNED. O una escuela privada que trabaje por Internet. Pero no es el caso.  

Así que los profesores han tenido que adaptar un nuevo sistema de formación con todos sus virtudes y todos sus defectos. 

Para ellos ha sido también complicado  ya que tienen sus familias, sus hijos…y los deberes de sus hijos. 

Así que nos encontramos con profes que tienen que cuidar de sus hijos y dar sus clases, padres que no son profesores que tienen que trabajar con tele-trabajo desde su casa ( si tienen esta suerte) y al mismo tiempo ser profesores de sus hijos y niños que tienen que estudiar desde casa sin profesor y con padres agobiados. 

¡Vaya panorama! 

Pero no importa, hacemos como si no pase nada y el curso sigue.

De ahí la necesidad de hablar de  Flores de Bach y deberes durante el confinamiento

Vamos a ir por fase. 

Primero tenemos a  los padres que de repente se encuentran en una situación totalmente surrealista hace 5 meses. En lugar de dejar a sus hijos por la mañana al cole e irse a trabajar sus horas, ahora les toca hacer de acrobatas: trabajar desde casa con niños alrededor y dando cuentas a un jefe ( confinado él también). El estrés es muy alto. Una cosa es conseguir trabajar desde casa y otra estar interrumpido 20  veces por hora para ayudar a sus propios hijos a hacer sus deberes.

 Mi caso es un poco diferente ya que trabajar desde casa no es nuevo para mí. Estar con el ordenador y Internet es parte de mi trabajo. Trabajar con mi hija pequeña de casi 9 años al lado tampoco es nuevo. Pero normalmente si está en casa en mi horario de trabajo es:

-o porqué está enferma pero, será por las flores de bach o por la homeopatía,  no le ocurre casi nunca

-o porqué está de vacaciones y entonces no tiene deberes

Así que para mi también es complicado hacer malabarismos. Sé que soy muy privilegiada ya que vivo en un pueblo y que tengo un jardín precioso. Esto no tiene precio.

Esta mañana me tocó ir al colegio de mi peque y me encontré con otros padres. Nos hablamos de lejos ( 2 metros es enorme ) y me comentaron todo el agobio que sienten.

La situación actual provoca mucho estrés por querer abarcarlo todo y no conseguirlo. 

La sensación de no ser eficaz es enorme. La falta de concentración provoca angustia. ¿ Cómo concentrarse con niños al lado? Aunque sean tranquilos, no puedes dejarlos todo el día a su bola, te toca supervisar lo que hacen y es donde te vuelves loco.

¿Cómo conseguir organizar los deberes de tus hijos y poder trabajar?

Esta es la gran pregunta. Muy difícil, ¿verdad?

Los programas educativos actuales son muy…..especiales. Comentar su eficacia y su idoneidad me llevaría a escribir mucho más y a enfadarme y justamente es lo que quiero evitar.

Porque lo que resaltó esta mañana era el enfado.

Los padres están enfadados por que no entienden estos deberes que se da a sus hijos como si todo estuviera ocurriendo de la manera más normal del mundo y como si todo el mundo supiera de repente abrir 5 plataformas digitales distintas, envíar vídeos, hacer exámenes por webs nuevas, seguir juegos de inglés y al mismo tiempo leer el libro digital de cada asignatura. 

Sin hablar de enviar los deberes a los profes y corregirlos uno mismo…..

Así que si tuviera que poner una flor de bach para resumir la situación de esta mañana sería el Acebo – Holly para transformar el enfado en amor, para tranquilizarse y tomar distancia de la situación.

La flor siguiente, es quizás la más necesaria actualmente es una flor relacionada con la desesperación como el Alerce -Larch que es útil cuando uno no se siente a la altura de las exigencias porque se compara con los demás y se rinde antes de empezar. 

Y no olvidemos la Culpa con mayúscula que se puede regular con la esencia de Pino- Pine. Nos culpamos porque entonces no hacemos nuestro trabajo como queríamos, nos enfadamos con nuestros hijos cuando ellos hacen lo que pueden, no conseguimos ayudarlos….

Nos toca hablar también de los  problemas de concentración que tenemos a la hora de trabajar. Si ya era difícil concentrarse en condiciones óptimas ahora es casi imposible. Se habla mucho de la falta de concentración en los niños pero quizás el mejor aprendizaje de esta situación es entender porque nuestros hijos tienen tanta dificultad en concentrarse. Nos pasa a nosotros también ahora: pasamos de un tema a otro, no tenemos tiempo de profundizar… es exactamente lo que se les exige a nuestros hijos en el cole: hoy esta lección, mañana pasamos a otra, y al día siguiente hablamos de otra cosa sin profundizar nada. 

Pues bien la esencia floral Clemátide- Clematis nos ayuda a tomar tierra y a centrarnos. Si además conocemos el Brote de Castaño o Chesnut Bud para no repetir errores tendremos la clave para trabajar de una manera más eficaz.

Entonces si nosotros como padres tenemos nuestras emociones equilibradas podremos ayudarlos.

Podremos ver lo que es importante y lo que no.

Seremos capaces por ejemplo de escribir a sus profes para tener un asesoramiento más adaptado a la necesidad de nuestros hijos y a la nuestra.

Conseguiremos animar a nuestros hijos y quitaremos tensión en nuestra relación con ellos.

Porque, aunque nos quieran hacer creer lo contrario, no son los resultados académicos lo que van a convertir a nuestros hijos en personas equilibradas y felices sino como viven sus relaciones con sus seres queridos. 

Si queréis más información me podéis llamar. Tengo consulta.

Espero haber ayudado.

Un abrazo

Laure Ferrié

 

 

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Abrir chat
Powered by