22 Mar

Wangari Maathai y Flores de Bach. Terapia Floral.

?

flores de bach ecologistas?

? Los vecinos de la urbanización que está al lado de donde vivo están nerviosos y se dedican a pelearse entre ellos enviándose cartas en los buzones: a unos les gustan los perros y a los otros no.

Para construir esa urbanización se retiraron cientos de árboles: se trataba, hace 4 años? de un proyecto modelo ecologista? espiritual, ejemplar para todo el planeta. Se contruyen casas, se desforesta un bosque, se crea un centro ecologista/espiritual donde van los mejores Maestros y de paso te das un baño. Esto ahora ya no? le importa a nadie así que podemos comentarlo con tranquilidad; el proyecto sigue su curso con mucho éxito.

Wangari Maathai, Premio Nobel, ha luchado toda la vida contra la desforestación y la creación de urbanizaciones parásitas que destruyen gratuitamente el medio ambiente.

Su oposición se basó en jugarse la vida frente a las constructoras? y en plantar cientos de árboles.

Bueno, el caso es que a los vecinos estos les daba igual que quitaran árboles: ellos querían sus casas. Y ahora, tienen sus casas y? tampoco están contentos.

Tiene cierta lógica…

– ¿ Es lógico ?

Claro que lo es.

En la bonita foto que veis arriba está plantando y regando: algo bien noble. La nobleza enriquece al ser humano.

– ¿ Es lógico ?

– Claro que lo es.

Estoy seguro que en el próximo Congreso que organicen el señor Luis Jimenez o el señor Orozco se plantará árbolitos. ay ho!…ay ho!…

– ¿ Es lógico ?

? Aproximadamente el 0´0% de los beneficios que dan las flores de bach se destina a replantar. Jamás se ha hecho una mención a este tema en un libro de Terapia Floral. Las Medicinas Alternativas de este país viven totalmente al margen de esta realidad más que a nivel divulgación…y a veces ni eso…

Mientras se edifica destruyendo grandes extensiones de terreno…

En el más oscuro y denso silencio fascista.

Algún día alguien, en el futuro, leerá estas lineas…

Probablemente sea el hijo de alguien que ahora trabaja en lo alternativo…

Y dirá… ¡ Cuanto tiempo perdió mi padre !

Saludos.

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone