22 Mar

¿Porqué no reaccionamos todos igual a las Flores de Bach?

Primero están las personas que llegan a la consulta convencidas de los efectos positivos que van a encontrar en las Flores de Bach. Esto ayuda. Los partidarios del efecto placebo dirán que sólo esta convicción les va a curar, que tomen o no su preparado. Puede ser, lo único que podemos decir es que esos pacientes están abiertos y consiguen hablar de sus emociones sin bloqueo lo que facilita el diagnóstico.
Después están los que… ni les van… ni les vienen… es decir que no tienen una idea fija sobre lo que son las Flores de Bach y no interfieren en el resultado, … será lo que será. Podemos incluir en ese grupo además de algunos adultos y jóvenes a los niños, a los animales y a las plantas
Y por último los que llegan a las Flores de Bach por consejo de un amigo, de un familiar, para tranquilizar a sus alegados… Estos no están nada convencidos y hasta en algunos casos pueden oponerse de manera inconsciente al tratamiento.En esos casos la relación entre el paciente y el terapeuta es fundamental.
Independientemente del grupo al que pertenece el paciente podemos encontrar distintas reacciones:
– mejoras rápidas ( hasta en algunos casos con una toma se notan resultados)
– mejoras paulatinas ( la mayoría de las veces)
– mejoras tardías o nulas ( muchas veces debido al abandono o olvido de las esencias)
– reacciones “no deseadas”, es decir en un primer momento se acentúa el síntoma.(una persona nerviosa se encuentra durante un día más nerviosa todavía, una miedosa ve cómo se acentuan sus miedos durante unas horas…)
¿Cómo explicarlo? Sencillamente creo que depende de la consciencia que tiene cada uno de si mismo y de su mundo interior así como de su capacidad a abrirse energéticamente y animícamente.Los niños, los animales, las plantas no ponen barreras mentales, se abren enteramente a lo nuevo y se empapan de la nueva energía de las Flores de Bach.
A veces no es que no funcionen las Flores de Bach, sencillamente el paciente no es conciente de lo que le pasa y no nota su mejoría cuando ocurre.Por eso considera que no le ha servido. Le falta introspección y observación. A esas personas es muy importante recordarles cómo estaban antes de tomar las esencias y cómo se encuentran después de unos días. Muchas veces al recordarles el porqué de su visita a la consulta se dan cuenta que los síntomas han desaparecido, pero como no han sentido “nada”, ni dolor de vientre, ni somnolencia… como les pasaba con otros métodos de sanación no relacionan su nuevo estado con la toma de las esencias.
Y otros necesitan que el síntoma se acentúe para poder hacer el camino inverso y recuperar el equilibrio emocional.Es lo que se llama una crisis curativa, en la cual el organismo necesita depurarse, echar todo lo que le daña ( miedo, impaciencia,preocupación.. ) para poder reencontrar el mundo de la sanación.
Las Flores de Bach nos ayudan a reencontrar nuestra capacidad de auto-curación.
un saludo esencial
Laure Ferrié

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone