10 Feb

Las Flores de Bach versus Edward Bach. Colección Salgamos al Sol

Bueno, en realidad creo que a lo largo de los años ´90 tuvimos una visión de Edward como la de un fiambre metido dentro de un frigorífico..rodeado de un aura blanca de moho…

Me refiero a la famosa foto, que por entonces era la única que conociamos.

Así era normal que a mucha gente le cayera un poco ” gordo ” ya que, además le confundían con la empresa que comercializaba según la patente de su mismo nombre…

Claro una cosa es un hombre y otra una patente, pero no se puede esperar que todo el mundo alcance a comprenderlo.

Para otras personas era una especie de santo que no se sabía bien porque lo era; pero siempre ha habido cierta santidad atribuida a las flores.

En el Centro Edward Bach siempre intuimos un Edward Bach más cercano, pero careciamos de pruebas para demostrar nuestros sentimientos.

Creo que la solución más práctica, la que tomó todo el mundo fue decir, bueno, sí, Edward fue estupendo, o fue un tio insoportable porque no le gustaban las Flores de California o Australia, o las de Andreas Korte….en fin, carece de importancia. Simplemente usemos las flores para curar a la gente…

Sin embargo tuvieron que venir esos chicos tan amargos del Grupo Synthesis para explicar algunas cosas a los prácticos kinesiólogos, terapeutas florales y diagnosticadores con el péndulo: hay una pieza fundamental que falta y que si la obviais estareis ” curando ” con las flores de bach pero no serás mucho mejor como ser humano que un médico alópata y eso no te gusta…deshumanizado…nos referimos a Mary Tabor; naturalmente. La pieza que faltaba.

Ahora hemos empezado a completar el puzzle y a recontextuar a Edward, a recuperar su memoria viva de tal manera que hables con tus clientes o les des las flores con una máquina vas a entenderlo todo mejor y la verdad todo esto es tan interesante que como diría Woody Allen: “El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas preguntas.”

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email