Flores de Bach para niños nerviosos

¿Existen Flores de Bach para niños nerviosos?

Por supuesto. Si habéis leído más artículos míos en la web www.esenciasdebach.com ya tenéis una idea de sus usos. Por si acaso lo voy a resumir: las Flores de Bach equilibran emociones y nos permiten reencontrar el camino de la salud. Es decir, permiten tratar emociones y reequilibrarnos.

Por eso el estado de nerviosismo que pueda sentir un niño se puede tratar perfectamente con Flores de bach.

¿Cuáles son las Flores de Bach para niños nerviosos?

Para tratar a un niño nervioso con Flores de Bach es importante conocer su carácter. Es decir si ese nerviosismo lo caracteriza o si es un estado pasajero.

Por ejemplo Sara es una niña de 7 años muy espabilada, que se relaciona muy bien con los demás y en condiciones normales es capaz de quedarse quieta, de leer tranquilamente o de jugar sola. Sin embargo últimamente se la ve nerviosa, se enfada fácilmente, no para quieta. Eso sería un estado pasajero y tenemos que entender lo que le ocurre. ¿Problemas de adaptación en el cole? ¿ Llegada de un nuevo hermano? ¿ Impaciencia porque va a ser su cumpleaños? ¿ Entorno familiar muy revuelto con enfados y peleas?

Pablo sin embargo es muy nervioso desde siempre, todo tiene que hacerse rápidamente, no tiene paciencia, se enfada muy facilmente. Era un bebé que dormía poco, que gritaba para cualquier cosa. Ahí tenemos un carácter nervioso e impaciente.

¿Porqué dar las Flores de bach  para niños nerviosos?

Porque queremos ayudarlos a equilibrar sus emociones. A Pablo no le vamos a cambiar su carácter pero las Flores le van a ayudar a no sufrir por ello. Le van a permitir relacionarse mejor con sus compañeros, conseguir hacer sus deberes y concentrarse en lo que hace. Evitarle accidentes por no prestar atención.

A Sara, le permitirán sobrellevar las circunstancias mejor. Reequilibrarse y reencontrar su equilibrio natural.

No olvidemos observarnos como padres. A veces es fácil decir que el niño es nervioso, que no para y no poner ninguna condición para facilitarle el reposo y la tranquilidad. Cuidar las comidas ( evitar azúcar blanca), limitar el tiempo de T,V u ordenadores, no dejarles el móvil, ir a la cama con tiempo para poder escuchar música tranquila….

Pero también observarnos: ¿ tengo paciencia? ¿ me enfado con facilidad? ¿ me peleo mucho con mi pareja?… Nuestro hijo es un reflejo de nosotros mismos. Si aprendemos a observarle nos daremos cuenta que su comportamiento nos enseña algo.

Por eso, en la consulta en muchas ocasiones se dan flores de bach  al niño y a sus padres también. Porque estamos inter-relacionados y lo que le ocurre a uno le afecta al otro.

Si necesitáis consulta podéis poneros en contacto conmigo en laureferrie@gmail.com o enviarme un mensaje al +34 600 37 39 36. Tengo whatsapp.

Un abrazo.

Laure Ferrié

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario