Flores de Bach en Animales. Experiencia profesional

Os adjunto este interesante texto de una futura gran Terapeuta Esencial,Esperanza, en la actualidad alumna en formacion, que es veterinaria.

Es necesaria esta sensibilidad para ayudar adecuadamente a los animales, y es cierto, muchos de ellos estan muy traumatizados…

Hola:
Me he metido por casualidad y, claro, tenía que sentirme aludida. Desde que hice el curso uso flores de Bach con mis animales. Tengo una galga con muchos traumas, con ella uso remedio de rescate cuando salimos fuera de casa y cuando hay gente extraña aquí, está mucho más tranquila (dentro de lo nerviosa que se pone). Además, diariamente toma estrella de Belén, mimulo (para los miedos concretos), heliantemo (para el pánico irracional) y escleranto (su comportamiento es algo “bipolar” pasa de ser la reina de
Saba al perro más desgraciado del mundo). Es la que antes ha empezado a cambiar (todos están en tratamiento), ha mejorado mucho su apetito (en variedad y cantidad) y ya no es tan desgraciada ni tan altanera. Se nota que está más contenta y más relajada….vamos andando camino.
….hace mucha falta estrella de Belén en el reino animal, mucho “trauma infantil” en este vida y en otras…casi siempre es la primera flor en la que pienso cuando pienso en tratar un animal.

Maravillosas flores de bach

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 thoughts on “Flores de Bach en Animales. Experiencia profesional

  1. Hola:
    Comentaros otro caso interesante tratado con las flores. Es una perrita con diabetes, pseudogestación y autoagresión (que no llega a mutilación por vigilancia de los propietarios), con 12 años. Parece que todo ello está provocado por la ansiedad al cambio que tiene que venir: dejar su cuerpo, la vida con sus dueños y dejar a éstos tristes cuando se vaya. Es increíble ver que tras el tratamiento con las flores (achicoria, mostaza y nogal) sus niveles de glucosa se están estabilizando, por fín se puede bajar la dosis de insulina (antes, con dosis altísimas, la glucosa estaba por las nubes) y ha dejado de producir leche. Sigue el problema de autoagresión, ha disminuido un poco, pero es algo que hay que seguir estudiando. José, se admiten sugerencias!!!
    De nuevo, gracias a las flores por ayudarnos con los casos difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.