último día del cole

Hoy es el último día del cole de mi hija….No se ha llevado la mochila, la ha dejado en el jardín…

 Dentro de poco va a entrar en 5º de primaria. ¡ Qué rápido pasa el tiempo! ¿verdad?

Despedidas de amigos, despedidas entre , con los profes…

Ha sido un año extraño, “anónimo” diría yo. Al no vernos las caras las conversaciones eran más cortas, cada uno dejaba a su hij@ por la mañana y se iba pitando. Yo la primera. Pero no por miedo. Por desgana. No me apetecía charlar enmascarada. 

¿No os habéis dado cuenta de con qué facilidad nuestros hijos se han adaptado a esos cambios? 

Yo luchando entre el enfado y la desesperación y mis hijos acatando las normas sin problema. 

La capacidad a adaptarse es una gran ventaja. Nos permite evolucionar, estar al día de las novedades ( y al nivel informático esta adaptación tiene que hacerse día a día).

Pero como todo, lo que puede ser bueno también nos puede jugar una pasada. 

Porque adaptarse a lo malo en lugar de luchar nos puede dañar

Un buen ejemplo está en las relaciones de pareja en las cuales una o uno se acostumbra a los insultos, los desprecios, todo tipo de malos tratos.

Lo podemos ver también en los trabajos. Mucha  gente se adapta a  trabajos que no les convienen. Por inercia, porque el sueldo es correcto, porque es lo que un@ sabe hacer… y pasan los años y la falta de ilusión gana terreno.

Y por supuesto al nivel social. No hace falta que lo comente,  basta con mirar lo que está ocurriendo.

¿Qué tiene que ver esto con las Flores de Bach? 

Buena pregunta…. Pues en el fondo, todo. Porque las Flores de Bach al tratar emociones nos van a ayudar a revertirlas. A encontrar el equilibrio.

Si tuviese que resumir el efecto de las Flores de Bach diría eso: equilibrio.

Para que estemos bien emocionalmente tenemos que reencontrar un equilibrio.

Miedo suficiente para no ponernos en peligro y no demasiado miedo para no bloquearnos.

Paciencia suficiente para acabar lo que empezamos y no demasiado para poder avanzar.

Preocupación suficiente para ayudar al otro y no demasiada para no volverlo dependiente de nosotros.

Un abrazo

Laure Ferrié

Si necesitas una consulta,  puedes ponerte en contacto conmigo

Si te gusto esta nota, ayúdanos a compartirla
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Abrir chat